Las nuevas tarifas del practicaje en Valencia permitirán rebajas de entre el 10 y el 40%.


El pasado viernes, 24 de noviembre, entraron en vigor las nuevas tarifas máximas del servicio de practicaje en el puerto de Valencia. Como avanzó hace unas semanas el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, tras el Consejo de Administración de la entidad, esta nuevas tarifas, que han sido consensuadas con los prácticos, suponen un promedio de disminución del 10% pero “las tarifas no son lineales y dependiendo del tipo de buque las reducciones podrán ser mayores, de hasta el 40%”, detalló Martínez.

Estos nuevos precios se suman a otras actualizaciones tarifarias implementadas en los últimos dos años en el puerto de Valencia con vocación de reducir los costes de la escala a los operadores portuarios.
“Los servicios portuarios representan unos costes que van directamente a los costes de escala de un buque que soporta directamente el armador o naviero y que tienen una relación directa en la determinación del flete que cobra como ingreso para compensar el coste. De lo anterior se deduce la constante búsqueda, por parte de los armadores de rebajas en sus costes de escala”, explican a este Diario fuentes de la APV.

 

Sobre la medida aprobada ahora, y vigente desde hace apenas tres días, hay que destacar que es difícil de cuantificar el montante del ahorro porque esta rebaja no es lineal para todos los buques. No sucede como cuando se aprobó la rebaja en la T1 que se dijo que las navieras se ahorrarían hasta 3,75 millones. “Lo que se ha procurado es aplicar la rebaja más importante a los buques grandes de entre 100.000 toneladas de registro bruto (GTs) y 175.000 GTs, que son los buques donde se pretende una mayor competitividad”, aseveran las mismas fuentes. Por ello, se han establecido nuevos ratios. En las tarifas en vigor desde el 17 de septiembre de 2014 solo existían tres tipos de buques: los menores de 7.500 GTs, los de entre 7.501 y 125.000 GTs y los de más de 125.000 GTs. En las nuevas tarifas máximas, se crean nuevas categorías: menores de 7.500 GTs (es la única que se mantiene), entre 7.501 y 30.000 GTs, entre 30.001 y 100.000 GTs, entre 100.001 y 150.000 GTs, entre 150.001 y 175.000 GTs y más de 175.001 GTs.

Prácticamente en todos
Pero, ¿a quién afectará esta medida? ¿Serán muchos los usuarios que podrán ver descender sus costes? Pues, de acuerdo con la legislación española, el servicio de practicaje es obligatorio para todos los buques con un arqueo bruto de 500 GTs en adelante (a saber: la barcaza que suministra combustible en el puerto tiene más de 500 GTs), “por lo que podemos afirmar que la totalidad de los buques comerciales que operan en el puerto, están obligados a la utilización del servicio de practicaje”.
También hay que tener en cuenta que existe la posibilidad de que determinados capitanes al mando de sus buques puedan estar exentos de la utilización del servicio de practicaje, siempre y cuando cumplan las condiciones que establece la norma y la Administración Marítima le extienda la correspondiente exención. En el puerto de Valencia hay varios capitanes y buques exentos.
Así las cosas, la inmensa mayoría de las escalas, que en año 2016 se cifraron en unas 6.000 escalas, verán disminuir sus costes. “Teniendo en cuenta que cada escala de un buque necesita dos servicios de practicaje, uno a la entrada y otro a la salida, el número de servicios que efectúa el servicio de practicaje de Valencia está alrededor de los 12.000 servicios anuales”.
Aunque no se puede hablar de tarifas competitivas en general, porque cada puerto tiene unos servicios y unos volúmenes de tráfico por lo que “en cada puerto el servicio debe ser capaz de absorber los costes que genera su prestación”, si que es verdad que, a nivel nacional, “si el puerto de Valencia se mide con su competencia en el Mediterráneo, podemos decir que la rebaja planteada en estas tarifas para los tramos de GTs de los grandes buques procura esa competitividad en el servicio y consecuentemente en la escala”, valora la APV.

Remolcaje, en negociación
De los servicios portuarios en el puerto de Valencia quedaría pendiente de actualización tarifaria el de remolcaje. “Los procesos de negociación van adelante pero son lentos ya que hay que buscar el equilibrio entre ingresos y costes de los servicios para garantizar que se sigan prestando con los niveles de seguridad y calidad alcanzados. El expediente del pliego de remolque continua el proceso administrativo iniciado”, concluyeron desde la APV.

Fuente: diariodelpuerto.com

Share Button